Síguenos |  

La gestión cultural de la Fundación Teatro Nacional Sucre en 2022

El inicio de año es un momento para revisar y comprender de manera sistemática el trabajo realizado; una oportunidad para evaluar y reconocer aciertos, falencias, y principalmente comprender en términos cuantitativos y cualitativos la gestión.  

Para la Fundación Teatro Nacional Sucre el año 2022 ha marcado un hito en la gestión cultural, de cara a una reactivación del ecosistema cultural después de la pandemia que durante 2020 y 2022 impidió la realización de eventos con aforos completos y varios otros retos asumidos durante el tiempo. Una gestión que ha posicionado a la Fundación Teatro Nacional Sucre como una de las instituciones culturales más sólidas del país, cuyas capacidades técnicas y su talento humano han podido sostener una programación cultural continua para todos los públicos, con un total de 314 eventos realizados en el Distrito Metropolitano, en los teatros administrados por la Fundación (Teatro Nacional Sucre, Teatro Variedades Ernesto Albán y Teatro México) y en espacios descentralizados en territorio, parroquias, barrios y salas de la ciudad.  

 Aquí algunos resultados de la gestión cultural realizada por la FTNS en 2022:  

De retorno a la presencialidad 

Tras dos años de restricciones para la realización de eventos, en particular la reducción del aforo, en 2022 las autoridades sanitarias autorizaron la totalidad de los aforos; hecho relevante para el sector de la cultura que se vio forzado a girar a la virtualidad durante la pandemia.  

El retorno a la presencialidad significó un reto para el sector cultural, frente a una sociedad todavía reticente de asistir a eventos públicos. En el marco de las líneas de gestión cultural que programa la Fundación Teatro Nacional Sucre se lograron realizar con resultados exitosos los tres festivales emblemáticos que, a lo largo del año, convocan a los amantes de las artes escénicas y musicales de la ciudad. 

El Festival Internacional de Música Sacra de Quito, en su vigésima edición, conjuró a 6500 asistentes presenciales que llenaron durante dos semanas las iglesias y museos de la ciudad, para asistir a recitales de músicas vinculadas con la espiritualidad, música antigua y música barroca. 

A su vez, el Festival Internacional Ecuador Jazz, realizado del 15 al 25 de septiembre, logró convocar para su décimo séptima edición un público de 5400 asistentes a los conciertos, clases magistrales, y sesiones de jam. 

Durante el verano de agosto, Quito vivió la Fiesta Escénica, un festival destinado a la presentación de obras de danza, teatro, circo y performance, realizado tanto en el circuito de teatros Teatro Nacional Sucre, Teatro Variedades, Teatro México y Teatro Cápitol, como en espacios descentralizados del Distrito Metropolitano y salas alternativas. Este evento masivo de acceso libre, coproducido entre la Fundación Teatro Nacional Sucre y la Secretaría de Cultura, permitió el disfrute de 17500 asistentes. 

Una gestión descentralizada 

El objeto y sujeto de la cultura, al final del día es el ciudadano. La vinculación del ser humano con eventos artísticos desarrolla la sensibilidad y empatía, mejora la calidad de vida, la convivencia y los valores e identidad en común. Llegar a cada persona del Distrito Metropolitano con una programación variada y de calidad enriquece la vida de los quiteños, genera procesos de significación internos y una mejor comprensión del entorno social. 

El trabajo de la Fundación Teatro Nacional Sucre durante 2022 hizo énfasis del desarrollo de propuestas artísticas en espacios alternativos y externos, en territorio, para asegurar el acceso democrático a la cultura. En esta línea de gestión se distingue la realización del Festival de Artes Escénicas, en el mes de agosto, dentro del cual se realizaron funciones y talleres en espacios fuera del casco urbano donde están localizados los teatros patrimoniales. Del Quinche a Conocoto, Zámbiza, Solanda, Marcopamba y San Carlos, la Fiesta Escénica propuso diversos espacios y actividades performáticas y teatrales. 

Además, los proyectos emblemáticos Sucre Viajero y Nuestra Música, se mantuvieron activos durante el año con una cantidad de presentaciones que promedia el 45% (170 de 314 eventos realizados en el Distrito Metropolitano) de las actividades que se llevaron a cabo durante el año. Así, el público de Calderón, Solanda, Pifo, Los Chillos, entre otros, disfrutaron la puesta en escena de la ópera cómica “Rita 2047”, una adaptación y producción propia de la Fundación Teatro Nacional Sucre con la participación de la Escuela Lírica; además de los recitales permantentes llevados a cabo por los elencos musicales del Centro Cultural Mamacuchara, que surgen de la investigación sobre la música nacional y son presentados en diversos espacios, entre estos los Museos de la Ciudad. 

Creaciones propias y apoyo al sector cultural 

La realización de producciones propias es uno de los objetivos y razones de ser de la FTNS. A través de la integración del sector cultural independiente, participante de las producciones propias y las coproducciones permanentes en los espacios, la Fundación Teatro Nacional Sucre promueve la creación, investigación, y la construcción de un catálogo significativo de la producción artística en la ciudad. En 2022, a través de los espacios y propuestas culturales generados por la FTNS, se calcula un promedio de mil familias, pertenecientes al ecosistema cultural, beneficiadas directamente a través de la realización y puesta en escena de diferentes propuestas artísticas.  

En esta línea que promueve la participación de artistas independientes, se llevaron a cabo residencias, convocatorias públicas y eventos artísticos, dentro de los cuales destacan dos: “La Cantata 1822- la Batalla que no termina”, y la temporada de ópera que este año presentó “Pagliacci”. 

“La Cantata 1822- la Batalla que no termina” se llevó a cabo en el marco de la conmemoración del Bicentenario de independencia nacional. Una producción con más de 200 artistas en escena, conjugando los lenguajes musicales y escénicos, que se presentó en la Plaza de San Francisco el 24 y 25 de mayo, congregando a 6500 asistentes. 

Por otra parte, la Fundación Teatro Nacional Sucre es la única institución cultural del país que produce y presenta una temporada anual de ópera. Este año 2022, en noviembre, se puso en escena la ópera realista “Pagliacci”, de Leoncavallo: un drama en dos actos y un prólogo que llegó a convocar durante sus tres funciones y un avant premiere a un público de más de 2300 personas.   

Hacia una programación sostenida para 2023 

El año transcurrido convocó un total de 83047 asistentes presenciales que llenaron los teatros administrados por la Fundación Teatro Nacional Sucre y espacios descentralizados de la ciudad.  Del mismo modo, la asistencia virtual a los eventos programados en modalidad mixta (presencial y virtual) llegó a los 92194 views. Un total de 175241 usuarios del Sistema de Teatros Metropolitanos beneficiados por esta programación. 

Para asegurar el acceso a los derechos culturales en la ciudad, el modelo de gestión llevado a cabo en 2022 se rigió a través de convocatorias públicas para todos los festivales y líneas emblemáticas de programación. Así, se realizaron convocatorias públicas con procesos curatoriales y de selección claros y transparentes para la selección de los artistas participantes del “Festival Internacional de Música Sacra de Quito”; la sección de músicos externos y artistas escénicos de “La Cantata 1822”; la selección del cartel nacional del “Festival Internacional Ecuador Jazz”; las agrupaciones escénicas nacionales participantes de la “Fiesta Escénica de Quito” y el proyecto “Escenario Joven”; además del proceso de creación y residencia llevado a cabo con INVITRO.  

Al ser el talento humano uno de los mayores valores agregados de la FTNS, por la amplia experiencia en la gestión cultural, el año 2023 se avista con grandes expectativas para un público sostenido y en crecimiento que a finales del mes de enero podrá conocer la programación que la Fundación Teatro Nacional Sucre en este 2023.