Martirio - 30 años

Música

Martirio - 30 años

Más de 30 años sobre el escenario, con su  voz auténtica que transita por la tradición y la vanguardia; con los cañones de luz que alumbran sus míticas gafas oscuras, sus coloridas peinetas y aquel rostro expresivo de quien ama lo que canta; esa es Martirio. El próximo domingo 17 de septiembre en el Teatro Nacional Sucre se presentará por primera vez en Ecuador junto a su hijo, el guitarrista y músico Raúl Rodríguez. Una cita irrepetible con una artista que desconoce las etiquetas.

Hay personas que nacen para abrir caminos. Aventurarse a tomar una ruta distinta sin preocuparse en el destino, sino en el trayecto. Maribel Quiñones Gutiérrez, mejor conocida como Martirio, es una de ellas. Una mujer que creció en la ciudad andaluza de Huelva escuchando en su vecindario coplas -aquella música española de estructura poética que se originó a inicio de los años 20- mientras disfrutaba del jazz, que era la banda sonora de las películas americanas que veía en televisión, o del rock que se filtraba por los parlantes de sus amigos, entre ellos, el músico y productor de sus primeros discos: Kiko Veneno.

Su carrera artística inició a finales de los setenta, en un país que saboreaba la libertad después de un largo período de represión y dictadura. Eran tiempos de efervescencia, y ella, una figura sin ataduras que encarnaba ese despertar. Fue transgresora a la hora de crear. Sobrepasó las fronteras que dividían los géneros musicales: rescató la copla y la modernizó a base de rock, para tiempo después fundirla con el jazz gracias a la ayuda del brillante pianista Chano Domínguez. En su búsqueda, entre viajes e inquietudes, también incursionó en la música latinoamericana, donde se enamoró del son, el bolero y el tango, además de colaborar con músicos tan representativos como Chavela Vargas, Compay Segundo, Omara Portuondo o Lila Downs.

A sus 63 años, su energía se mantiene intacta. En Quito se presentará con “Martirio 30 años”. Un trabajo recopilatorio, producido por su hijo y compañero de oficio Raúl Rodríguez, que abre una puerta hacia su amplio universo artístico. En esta ceremonia, que en diferentes partes de Iberoamérica ha removido emociones, los asistentes apreciarán de cerca a esta formidable mujer de gafas oscuras, que decidió llamarse Martirio en honor a las historias romanas, cuando la gente era capaz de dar su vida por lo que creía. 

 

Escenario(s)

Domingo, Septiembre 17, 2017 - 18:00

Entradas:
Lunetas $20
Plateas $30
Palcos $40